fbpx

Cuencos Tibetanos Historia

La historia de los Cuencos Tibetanos no es clara, no hay una historia oficial sobre su origen. Aprende sobre los cuencos tibetanos historia.
Campana Cuencos Tibetanos

Cuencos Tibetanos Historia

Los Cuencos Tibetanos de metal no tienen un origen trazado y determinado en la historia, pero bien se le puede atribuir a la Era de Bronce, cuando muchos utencilios del diario vivir fueron reemplazados con este nuevo material descubierto. Lo cuencos de cuarzo por otro lado son de nuestra era reciente naciendo de la industria pura y dura.

El término «bronce» deriva probablemente del persa berenj («latón»). Otras versiones lo relacionan con el latín aes brundisium («mineral de Brindisi») por el antiguo puerto de Brundisium. Se cree que la aleación pudiera haber sido enviada por mar a este puerto, y desde allí era distribuida a todo el Imperio romano.

Campana Cuencos Tibetanos

Los cuencos de greda o de madera son los acercamientos más antiguos a lo que hoy conocemos como cuencos cantores, los cuales eran usados para diversos fines básicos o ceremoniales e incluso musicales y de sonido.

En esta era no existía la fundición de metal, pero todo comenzó a cambiar desde el año 3.000 AC, cuando floreció una civilización entre los riós Tigris y Eufrates, la gran Sumeria, lugar de la invención de la rueda, la escritura, la agricultura y muchos elementos de los cuales son los pilares de nuestro mundo moderno actual.

En esos tiempos sabemos con certeza que se trabajan los metales y con ello la fabricación de campanas de bronce, las cuales las forjaban con cobre (80%) y estaño (20%), una aleación llamada Bronce, la cuál fue utilizada en un sinfín de áreas de la vida humana, pero yo quiero centrarme en las campanas ya que tiene una función sonora importante y es el primer registro de algo parecido a un cuenco de metal de la actualidad.

Acá estudiamos una de las historias, ya mitos, sobre el origen de los cuencos tibetanos y su uso en meditación, música y otras terapias.

Cuencos Tibetanos Historia

La historia que para nosotros guarda más verdad, luego de mucho estudiar e investigar, es la del monje tibetano que iba viajando de templo en templo, por las montañas de Nepal, hasta encontrarse con lo que entendemos era una campana, la cual los fieles golpeaban con otro objeto y producía un sonido. A este monje viajero le agradó mucho la situación y no solo eso, vió mucho mas allá, catalogando el sonido emitido por ella, como un sonido del Dharma, no solo aludiendo a que es un sonido del presente, sino que haciendo alusión a que es un sonido musical casi sin nada de Karma, ya que es muy simple de tocar y a diferencia de una guitarra no transmite emociones tan directas desde la interpretación humana, por tanto es un sonido poco karmático.

¿Te gustan estos contenidos?

Recibe estos contenidos en tu correo, rellenando el formulario

MÁS DEL BLOG TODOVIBRA

Sonidos Binaurales

Acá te explico sobre los sonidos binaurales y te comparto algunos que me han ayudado mucho, además te enseño una forma simple de hacerlos tu mismo.

Leer Más >>